EL NUEVO COMIENZO

En el corazón de cada transformación yace una elección, la elección de abrazar el cambio, buscar claridad y adentrarse en un nuevo comienzo. Fue durante un momento de sentirme completamente abrumada que me topé con un concepto que cambiaría mi vida por completo: el esencialismo. Esta filosofía, inspirada en el libro “Esencialismo” de Greg McKeown, me ayudó a navegar el caos y recuperar el control de mi mente acelerada.

Encontrando mi camino en medio del caos

En un mundo lleno de distracciones y demandas constantes, es fácil que nuestras mentes se vuelvan desordenadas, causando frustración y confusión. Recuerdo vívidamente cuando un amiga cercano me recomendó “Esencialismo”. Estaba atrapada en un torbellino de pensamientos, mi mente siempre acelerada, constantemente haciendo malabares con múltiples tareas. Si bien este rasgo puede ser ventajoso, también puede obstaculizar el enfoque y la productividad.

La curiosidad me llevó a explorar resúmenes del libro en línea y, en poco tiempo, me encontré comprando la lectura recomendada. A medida que me sumergía en las páginas de “Esencialismo”, comencé a descubrir ideas que resonaban con mi situación. Tomando notas sobre puntos clave, emprendí un viaje para despejar mi mente y organizar mis pensamientos, un viaje que marcó el inicio de mi nuevo comienzo.

El poder de plasmar las ideas en papel

En una sociedad donde la sobrecarga de información es la norma, encontrar claridad puede parecer un objetivo inalcanzable. Sin embargo, descubrí que una herramienta simple, como un cuaderno en blanco, podría ser el catalizador del cambio. Equiparé la mente a un cesto de basura, con pensamientos similares a trozos de papel. Así como un cesto de basura se desborda, nuestras mentes pueden sentirse abrumadas cuando alcanzan su capacidad.

Comencé a escribir cada pensamiento, tarea, proyecto e idea que había estado ocupando mi mente. El acto de transferir estas notas mentales al papel provocó una sensación de alivio, similar a vaciar un cesto de basura. Al mirar las palabras escritas, me di cuenta de la distinción entre lo que realmente importaba y lo que abarrotaba mi mente innecesariamente. Este proceso me permitió priorizar de manera efectiva y obtener una nueva perspectiva sobre mis objetivos.

Principios esenciales para claridad y crecimiento

A medida que abrazaba el esencialismo y perfeccionaba mis habilidades organizativas, surgieron varios principios orientadores. Estos principios no solo simplificaron mi vida, sino que también me permitieron perseguir mis objetivos con renovado vigor.

Siempre concéntrate en lo esencial

Identificar prioridades y discernir entre lo esencial y lo no esencial está en el centro del esencialismo. Al centrarnos en lo que realmente importa, podemos asignar nuestro tiempo, energía y recursos de manera más efectiva.

Establece tus propias prioridades

El empoderamiento proviene de establecer prioridades que se alineen con tus valores y aspiraciones. Tomar el control de la dirección de tu vida es un paso crucial para alcanzar tus objetivos.

Abraza la simplicidad

La complejidad a menudo puede obstaculizar el progreso. Al simplificar tareas y estrategias, podemos enfrentar desafíos de manera más eficiente y obtener mejores resultados.

Abraza la creatividad y desconéctate

Tomarte tiempo para participar en actividades creativas y desconectarte del mundo digital puede llevar a ideas frescas y una mayor claridad mental.

La regla del 90% y el 10%

La regla del 90% y el 10% es un concepto transformador. Al evaluar tareas y actividades, podemos eliminar aquellas que no contribuyen significativamente a nuestros objetivos.

Planifica y ejecuta

Una vez que tu mente está clara y tus prioridades están establecidas, la planificación y la ejecución se vuelven procesos más fluidos. El pensamiento organizado conduce a la acción organizada.

En un mundo que a menudo nos abruma con decisiones y demandas, abrazar el esencialismo ofrece un camino hacia la claridad y la productividad. Al centrarte en lo que realmente importa, establecer prioridades y eliminar tareas no esenciales, podemos allanar el camino hacia un futuro más brillante y con propósito.

Mientras reflexiono sobre mi camino de transformación, me recuerdo del poder que reside en nuestras elecciones. Todos enfrentamos momentos de confusión y frustración, pero con las herramientas adecuadas, como los principios del esencialismo, no solo podemos aprender de estas situaciones, sino también crecer e inspirar a otros en el camino.

Gracias por tomarse el tiempo, bendiciones

Jhamile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close